martes, 11 de mayo de 2010

EL SENDERO ASTROLÓGICO


CAPÍTULO X


EL SENDERO ASTROLÓGICO

El propósito de representar esta disertación es doble. Está bien que los estudiantes
nuevos de astrología obtengan una perspectiva de lo que este Sendero les exige en
entrenamiento mental y lo que incluye en expansión del conocimiento y la comprensión.
Aquellos estudiantes con experiencia en el Sendero deben recordarse periódicamente de los
requisitos de su Sendero elegido y refrescar sus propósitos, métodos y objetivos
espirituales. El Sendero Astrológico es largo y contiene muchas complejidades de
desenvolvimiento; el “punto de vista de largo alcance” y una paciencia calmada y firme son
requisitos primarios para el cumplimiento de cualquiera de sus fases. Algunos estudiantes,
en la vida presente, pueden estar recapitulando el conocimiento ganado por medio del
estudio en vidas pasadas y ahora están listos para comenzar a aplicar su conocimiento y
comprensión; algunos pueden estar continuando todavía su programa de absorción y aún
otros pueden estar dando el primer paso en este Sendero. Prescindiendo de la localización
presente, todos deben tener un conocimiento de gran alcance de todo el programa envuelto
en este estudio complejo para que el ideal y propósito espirituales puedan sostenerse sin
vacilar.
La ciencia-arte llamada “astrología” es el estudio de leyes universales en su
aplicación a la conciencia evolutiva en desenvolvimiento; la conciencia es la luz primordial
única y los símbolos de las “luminarias” - el Sol, la Luna y los planetas - se usan para
designar las facultades, vehículos y poderes mediante los cuales la conciencia en
desarrollo percibe la conciencia divina. Tal como nuestro sistema solar es uno de siete
sistemas que comprenden una galaxia, así cada una de las “luminarias de nuestro sistema
solar” es una de una familia relacionada mutuamente con las otras y el sol central e
interdependientes entre sí; siendo todas las exteriorizaciones de la conciencia divina
creadora de nuestro Logos. La astrología no es primordialmente un “estudio de las
estrellas” - esa es la labor de los astrónomos. El astrólogo es un estudiante de las formas de
conciencia que son exteriorizadas como los cuerpos planetarios, solar y lunar de nuestro
sistema. Nosotros los humanos tenemos correspondencia con estos cuerpos planetarios
porque nosotros y ellos somos creaciones de la misma Fuente Divina y la afinidad
vibratoria nos une en concordancia a todos en este sistema solar. El astrónomo auxilia al
astrólogo proporcionándole datos calculados científicamente pertenecientes a las relaciones
geocéntricas y heliocéntricas de las luminarias a la franja de los signos zodiacales; estos
datos son sincronizados con principios de tiempo y espacio de encarnación para el cálculo
del horóscopo natal que representa simbólicamente el estado cíclico presente de una
conciencia humana en evolución. La “astr” de astrología se refiere a “estrella” sólo
exotéricamente; esotérica y filosóficamente se refiere a aquélla luz que es la conciencia.
Todo fenómeno, experiencia y relación son interpretados por el grado y cualidad de la
conciencia en evolución; esto se refiere tanto al cuerpo físico como a todo ambiente,
actividades, esfuerzos, lecciones kármicas, aspiraciones e ideales. Todos estos factores son
representados simbólicamente en esencia por el horóscopo natal; la suma total del
“contenido” de un mapa representa las inclinaciones básicas y las tendencias de puntos de
vista de la persona - el resultado específico de la forma en que ella ha ejercitado sus
inclinaciones y tendencias en vidas pasadas hasta la vida presente. Cuando el estudiante de
astrología establece su conciencia del “astro-sendero” como el estudio de la conciencia -
siempre evolucionando por medio de la experiencia encarnada y siguiendo los patrones de
los grandes Principios arquetípicos del Universo - él entonces evalúa apropiadamente cada
factor del estudio hasta su centro básico y de ese modo mantiene todas las evaluaciones en
proporción y perspectiva adecuada. Todo factor en un horóscopo calculado correctamente
es una representación exacta de resultados en la conciencia de causas en la conciencia.
La regeneración de la conciencia determina condiciones mejoradas, evaluación más
verídica de la experiencia y una percepción más clara y perfecta de los poderes -
potenciales y efectivos.
Los antiguos eran alentados en su percepción de la Naturaleza y Conciencia Divinas
por la técnica de la “personalización”; modos y facetas de la Esencia Divina fueron puestos
de manifiesto como “dioses y diosas”. Las versiones en inglés de algunos de estos nombres
divinos son aplicadas ahora a nuestra entidad de los planetas - el nombre de cada planeta
representando un compuesto o síntesis de potencialidades, principios y poderes divinos. De
ese modo al considerar las diferentes frases del Sendero Astrológico personalizaremos
también para hacerlo concreto, y considerar en la imaginación la naturaleza y habilidades
de uno a quien llamaremos “El Astrólogo Maestro”, y a quien identificaremos como el
prototipo de todos los astrólogos y estudiantes de astrología, del pasado, del presente y del
futuro. Su nombre será “Astrófilo” (aquel que ama la astrología) y él es uno que se ha
dedicado a través de muchas vidas durante muchos siglos a la comprensión en crecimiento,
de los principios astrológicos. Como Astrólogo Maestro él es uno que ahora está capacitado
para correlacionar todas las fases del saber con el simbolismo astrológico. Se le tendrá
como el “ideal personalizado” de todos los que recorren el “Astro-Sendero”.
Astrófilo ha sido siempre, es ahora y seguirá siendo un aspirante espiritual. Esto
significa que él no permite que su deseo por el conocimiento astrológico impida su deseo
de comprender el recto uso del conocimiento astrológico. El dedica su aplicación del
conocimiento al servicio de la iluminación humana porque él sabe que el servicio de
iluminación es en primer lugar el propósito básico .para el logro del conocimiento. El sabe
que la plenitud máxima de su conocimiento no es sino un fragmento de sabiduría universal,
de modo que con humildad sincera él mantiene su mente y su conciencia siempre abiertas y
siempre adaptables a la consideración de ideas nuevas. El es tan impersonal y honesto en la
evaluación de su propio mapa como con el mapa de cualquiera otra persona porque él sabe
que sólo la honestidad total podrá alimentar su propio desarrollo y habilidad. Sus esfuerzos
intelectuales y analíticos, no importa lo extensos, profundos y cristalinos que puedan ser,
están alimentados continuamente por la oración; dondequiera que se necesite ayuda, él pide
la revitalización de su conciencia y su intuición a los poderes de la Mente Superior. Todos
sus actos o esfuerzos en su servicio astrológico son dedicados y consagrados por su amor a
Dios y a sus semejantes. El reconoce que es Hermano Mayor probablemente para la mayor
parte de la humanidad, pero nunca se olvida que él mismo es también un hijo del Padre
Divino como lo es el más ignorante y menos inspirado de sus semejantes. Su cálculo de
cada horóscopo es un acto de rito espiritual por medio del cual las fuerzas de su mente, de
su conciencia y espíritu son enfocadas y unificadas para el cumplimiento de su servicio.
Como un Hermano, Astrófilo aprecia sinceramente los esfuerzos y aspiraciones de
los humanos en todos los senderos que sirven a la iluminación y regeneración humanas. A
través de muchas vidas pasadas él ha compartido la absorción del conocimiento con
compañeros de estudio que representan todas las líneas de indagación e investigación. El
mantiene una gratitud esencial hacia todos los maestros y experiencias que sirven para
adelantar su educación astrológica, filosófica y espiritual. Cuando encuentra una
correlación entre su mapa y cualquier experiencia, él aprecia la experiencia no importa lo
dolorosa o difícil, porque le sirvió para extender su conocimiento y comprensión. El no se
apena ni se resiente de ninguna experiencia; el ajuste sano de su mente - dedicado a la
recepción de la Verdad - no permite ninguna retención morbosa de Interpretaciones
negativas de la experiencia, pero sí se regocija en cada una y en cada oportunidad de
expandir su comprensión y percepción. El busca siempre evitar actitudes o puntos de vista
de prejuicio y por eso rehúsa retener en la conciencia esa cualidad de acción mental que
engendra el prejuicio o la falsa aprobación. El se esfuerza en considerar sus propias
experiencias con equidad espiritual para poder representar con mayor perfección la
equidad de la verdadera iluminación a aquellos a quienes ayuda.
Como científico, Astrófilo es, antes que nada, un matemático y geómetra. Los
aspectos técnicos de su trabajo requieren una comprensión fácil de todos los principios
aritméticos y de ciertos principios revelados por medio de la geometría. Puesto que el
álgebra es la exposición matemática de la Ley de Correspondencia universal, el
conocimiento de esta rama de la ciencia capacita a Astrófilo para evaluar y disponer en
forma de tabla las ecuaciones vibratorias que se encuentren en un mapa particular o que
formen “los patrones de enlace” entre dos o más mapas. En su entrenamiento allá para los
primeros tiempos de Atlántida, Caldea y Egipto, Astrófilo aprendió que la exactitud en el
cálculo matemático y la comprensión no sólo exteriorizaban la percepción de una forma de
la Verdad, sino que también la aceptación de las disciplinas mentales envueltas en el
entrenamiento exteriorizaba la sinceridad de su prosecución de la verdad. La exactitud es
la verdad exteriorizada y debido a la complejidad tremenda de las “cosas” estudiadas en el
Sendero Astrológico, la buena voluntad de disciplinar el cuerpo mental para obtener
resultados correctos en los esfuerzos matemáticos es un factor importante en la dedicación
del astrólogo a su servicio. Siempre que es posible, Astrófilo trata de determinar la
exactitud de todos los datos; él trabaja con esos datos de tal forma que puede obtenerse la
mayor exactitud. En su trabajo de enseñanza, Astrófilo estimula a sus estudiantes a
apreciar en todo lo posible el valor del entrenamiento matemático; él sabe por su propia
experiencia que la Humanidad tiene una gran deuda con las Matemáticas por lo que éstas
proporcionan en la disciplina, armonización y enfoque de los vehículos mentales y los
poderes de la conciencia. Para dedicarse con éxito a las tareas matemáticas, uno no debe
satisfacerse con nada menos que los resultados correctos (verídicos).
Es interesante y significativo notar que tantas formas de exploración visual se
efectúan a través de una armazón circular. Nuestros ojos están centralizados de tal forma
que todo lo que vemos lo vemos a través de una “ventana circular”; el astrónomo mira a
través de un mecanismo circular para estudiar y explorar una parte del sistema solar, una
galaxia o alguna otra división del universo fenomenal externo a la tierra; el químico y el
biólogo miran a través de un microscopio circular para estudiar la “pequenez” de los
fenómenos materiales. Astrófilo, en su trabajo como estudiante de la conciencia humana,
centraliza su atención también en un diagrama circular formado por cierta disposición de la
franja zodiacal que contiene un grupo especializado de símbolos colocados de acuerdo con
principios matemáticos exactos y que transmiten una revelación de leyes espirituales.
Astrófilo es un especialista en el sentido que su objetivo principal es servir en el adelanto
de la iluminación humana, pero los principios inherentes en su estudio especializado están
ligados a todas las formas de explotación efectuadas por otros científicos.
En cuanto concierne a la esfera del conocimiento, Astrófilo coopera con todos sus
hermanos científicos; las esencias de su estudio y exploración se hallan representadas en
alguna forma o grado en todas las otras formas de estudio por medio de las cuales es
revelada y comprendida la naturaleza del universo. Al grado que la naturaleza del universo
es comprendida, se desenvuelve la realización de la unidad con el universo. Astrófilo debe
usar los poderes del análiss tal como lo hace un químico, pero además él debe sintetizar
porque su propósito no es enseñar la “separación del hombre del universo” sino revelar la
unidad de los humanos entre sí, con todas las criaturas y con la fuente divina. El factor
analítico en su estudio pertenece al humano como un aspecto de conciencia
individualizado, con requisitos de experiencia kármicos particulares y “tendencias
personales” particulares. El factor síntesis es realmente un proceso de la Mente Superior
por medio del cual Astrófilo puede ayudar a la persona a experimentar una expansión de
conciencia de unidad dentro de sí misma a través del desarrollo de la autonomía
espiritual y de la conciencia de unidad con otros humanos por la afinidad de un destino y
meta evolutiva comunes.
Astrófilo además de ser un científico, místico y sacerdote, es también un artista
interpretador. El trata de encontrar mediante el estudio de indicaciones horoscópicas,
aquellos modos y técnicas por los cuales la persona concernida pueda, a través de la
regeneración de la conciencia, darse más cuenta de las bellezas de su propia conciencia
espiritual. Todo principio usado en la representación astrológica tiene su duplicado en una,
o todas, las bellas artes. En un estudio completo de los factores astrológicos encontramos
diseño, ritmo, color (por implicación) estructura, masa (por implicación), espectro y todo
aspecto concebible de la belleza que pueda ser realizado o exteriorizado por seres
humanos. Durante los muchos años y vidas de su experiencia, Astrófilo disfrutó del
contacto con artistas e interpretadores artísticos de todas clases. Su afinidad espiritual con
estas personas se basaba en el factor inspirador inherente en toda expresión artística y
servicio de iluminación. “Iluminar” puede ser tomado como un proceso por el cual “se
arroja luz en la conciencia” o la “presencia de la Luz en la conciencia es revelada”.
Cualquier humano mediante cualquier modo o medio, que sirva para revelar la armonía a
otras personas es un inspirador; la armonía es la revelación del equilibrio en todas las
partes de una cosa y es la nueva adquisición consciente del equilibrio lo que caracteriza
nuestra meta evolutiva. Fue de ese estado que fuimos proyectados como
individualizaciones al comienzo de nuestra experiencia como humanos. Toda percepción de
la Belleza es una vislumbre del “cielo en nuestra propia conciencia”, y por medio de su
conocimiento de la alquimia, Astrófilo puede ayudar a la gente a comprender la forma de
llevar a cabo la regeneración consciente de sus poderes internos y con ello desenvolver
apercepciones más amplias y más puras de la belleza de su naturaleza divina.
Después de muchas vidas dedicadas a la práctica de verdades alcanzadas y en
concordancia con normas éticas elevadas, Astrófilo encontró un despertar extraño y
maravilloso en su propia conciencia. Ello pertenecía a la cognición que “los planetas” que
él había estudiado por tanto tiempo en los horóscopos eran modos por los cuales lo divino
se revelaba a través de la conciencia humana. Como resultado, Astrófilo se halló más y
más consciente de la presencia de Dios en todos los aspectos planetarios - cada aspecto
siendo así percibido como una indicación no del “mal absoluto” ni del “bien absoluto” sino
más bien del punto de vista espiritual. Los aspectos considerados como “malos” hasta
ahora, fueron entonces percibidos como si fueran, en verdad, cuadros simbólicos de
métodos de experiencia por los cuales un humano ha de lograr finalmente su propia
naturaleza divina. Todos los aspectos de cuadratura y oposición registran
condicionamientos vencidos y calificados kármicamente por los cuales el humano ha de
ser traído a través de la experiencia encarnada, cara a cara ante los resultados de su
pensamiento y acción pasados; por la experiencia de estos resultados él ha de aprehender
en mayor grado aquellos modos de pensamiento y acción que adelanten en vez de
obstruir el desenvolvimiento evolutivo y el logro de los más altos ideales del Espíritu.
Lector, estas cosas dichas aquí sobre “Astrófilo” son dichas realmente acerca de
usted - que es ahora un estudiante de astrología o tal vez un practicante - quien desde algún
punto del Sendero pueda desenvolver los poderes del vehículo mental entrenado
perfectamente, el poder alado de la Intuición y el poder diamantino de la claricognición a
través de su aplicación continua y devota al estudio de la astrología. Que el Espíritu interno
le conceda la fortaleza de paciencia, la dicha del regocijo inspirador y la bendición de una
apreciación creciente de sus semejantes a través del estudio horoscópico, que busca la
verdad según la necesidad para tal estudio sea sometida a vuestra atención. La vida
proporciona toda oportunidad para la realización del Sendero Astrológico.

***

del libro " Estudios de Astrología IX ", de Elman Bacher

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario